La libertad de prensa (y de empresa)

La opinión pública está atenta al menor signo de presión oficial en los medios de información; hay en esto una preocupación enfermiza estimulada por la gran prensa que cuida que esa misma opinión ignore la premanente, regular, y sistemática presión de los intereses económicos sobre ella.

Arturo Jauretche. Los profetas del odio y la yapa.

El Departamento de Estado norteamericano está preocupado por la situación de la prensa en la Argentina. Otro adalid de las libertades de este continente, el diario la Nación, sacó esta nota al respecto.

Actualización (23 de Marzo de 2007): Encontré en Polifemo un post similar a este pero referido a una declaración de la SIP (sociedad Interamericana de Prensa). Se refiere al tema de la publiciadad oficial. El argumento, que no por ser conocido deja de ser cierto, es que nadie con cierto criterio puede pretender que nadie haga publicidad en espacios que le son hostiles. Si se asume que ninguna empresa privada lo haría, pues tampoco tiene porqué hacerlo un Estado. Aparte, cuando un a un medio se le da publicidad ofical, la crítica viene por el lado de que el medio se hizo “oficialista” para agradar a su auspiciante. En fin: palos porque bogas, palos porque no bogas.

 

0 Responses to “La libertad de prensa (y de empresa)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: