Heroica Paysandú, los “300” rioplatenses

La película 300 que se estrenó hace poco, narra la historia de unos cuantos cientos de espartanos que se enfrentaron contra decenas de miles de persas (el número no se sabe a ciencia cierta pero se habla de entre 100.000 y 250.00, o sea: muchos) en la batalla de las Termópilas.

Tenemos en nuestra historia rioplatense un episodio similar ( y más “real” me atrevo a agregar), no difundido de acuerdo a la importancia que tuvo. Pero, sabemos, lo que pasa en estas tierras tiene menos “rating” que lo pasa en Europa, aunque sea hace 2500 años.

Se trata de la tenaz resistencia que ofrecieron los orientales en Paysandú, frente a fuerzas combinadas argentino-brasileñas. Eran los meses previos a la Guerra del Paraguay y en el Uruguay gobernaba el Partido Blanco, siempre molesto para las ansias “civilizadoras” de Mitre y del Imperio del Brasil. Había que remover ese escombro del Río de la Plata. ¿La excusa? El presidente oriental, Prudencio Berro, estaba de malas con la Iglesia y echó de su puesto a un cura por meterse donde no le correspondía (el Uruguay tuvo siempre una fuerte tradición laica y la Iglesia tenía mucho menos poder que en otras regiones del continente). Entonces Mitre se embanderó con la cruz (raro en él, tan liberal el hombre) y mandó a Venancio Flores, famoso degollador de montoneros en Cuyo, a invadir el Uruguay a fines de 1864. Lo apoyarían soldados y la flota brasileños.

Los orientales, al mando de Leandro Gómez, sumaban poco más de 1.000 hombres (incluídos algunos argentinos federales, paraguayos y unos cuantos europeos), mientras que los partidarios de Flores y los brasileños eran más de 20.000. Un mes duró el sitio, desde el 2 de Diciembre de 1864 hasta el 2 de Enero de 1865.

Leandro Gómez
General Leandro Gómez

Desde el 6 de Diciembre Paysandú es bombardeada por la flota brasileña. Los invasores le mandan a Gómez una nota en que lo intiman a rendirse. Este la lee, y en el mismo papel escribe dos palabras y firma debajo de ellas. Las palabras son: “Cuando sucumba”. Y se la hace mandar de vuelta a Flores. Los orientales se defienden con la esperanza de que llegasen refuerzos, que nunca llegan. Uno de los que promete varias veces ir, es Urquiza. Pero nunca va. Hace poco que había sido su retirada de Pavón y quería mantenerse en buenas relaciones con Mitre. Sin embargo su promesa de ir es para contener a sus aliados federales, ya que si de entrada expresa sus verdaderas intenciones (léase: traicionar a los orientales), muchos líderes menores hubieran cruzado el río Uruguay por las suyas.

El bombardeo por tierra y de la flota es constante y la ciudad queda casi totalmente destruida. Pero los defensores mantienen su posición. El último día de 1864 se lanza el ataque final. Los orientales aguantan la embestida por 3 días y a lo último casi ni balas les quedaban. En medio de un episodio confuso en el que algunos de los defensores piensan que hay una tregua, tropas brasileñas entran en la comandancia y apresan a Gómez. Cuando lo van llevando se encuentran con uno de los jefes de Flores quien le reclama a los brasileños que le entreguen al prisionero. Como no se pueden poner de acuerdo le preguntan a Gómez de quien prefiere ser prisionero. Éste decide ponerse en manos de sus compatriotas, quizás con la esperanza de que sean más comprensivos y lo traten más benévolamente. Se equivoca. Lo fusilan, arrastran su cadaver, y lo exponen a la vista de todos.

Este episodio sirvió de pretexto para que la Argentina entre en la Guerra del Paraguay, cuando Solano López le pidió permiso a Mitre para pasar por Corrientes para ir a ayudar en la defensa de Paysandú. Ante la negativa, el Paraguay ocupó esa provincia y Mitre le declaró la guerra a Solano López. Así la Argentina, junto con Brasil y el Uruguay, pasó a hacer de forro de la política inglesa, para entre todos castigar al insolente Paraguay, que se le ocurría ser el país más próspero de Sudamérica a base de mantener contra viento y marea su soberanía.

En 1884, un famoso payador argentino, Gabino Ezeiza, improvisó una guitarreada en Montevideo que se popularizó con el nombre de “Heroica Paysandú”

Heroico Paysandú yo te saludo
hermano de la patria en que nací
tus triunfos y tus glorias ofrecerte
te canto de mi patria como aquí
yo guardo este recuerdo de mi patria
pegado en una brisa tu canción
el hijo del temblor de tu saliente
tu más grande y sublime inspiración
hermanos en las luchas y en las glorias
la mina de quien amo y su candor
con ecos nacionales de la historia
queriendo proclamarme vencedor
Heroico Paysandú yo te saludo
la Troya y gloria americana por tener
saludo a este pueblo de valientes
y juro de los bravos treinta y tres
Heroico Paysandú yo te saludo
hermano de la patria en que nací
tus triunfos y tus glorias ofrecerte
te canto de mi patria como aquí.

Más sobre la defensa de Paysandú:

12 Responses to “Heroica Paysandú, los “300” rioplatenses”


  1. 1 Gonzalo abril 14, 2007 a las 8:56 pm

    Bueno, algunas cosas no son para horrorizarse, a saber, lo basura que fue Mitre, igualabla a Rivadavia en cuanto vende patria, lo traidor de Urquiza no asombra tampoco y el papel de Argentina escondiendo los intereses ingleses tras la cruz, que se yo, me gusta mucho la historia, por supuesto leo a Hernandez Arregui, Jose Maria Rosa, etc, todos historiadores que no son de lo mas querido de la academia nacional de historia por razones obvias y la verdad que no me asombra nada de nuestros “proceres”. Que Dios los tenga en su gloria, pero que por favor, no los mande de nuevo para acá, con estos que tenemos ya estamos bien. Abrazo y felicitaciones por el post, muy bueno. Gonzalo.-

  2. 2 Diego Urioste abril 15, 2007 a las 2:13 pm

    Muy buen artículo, paso a enlazar su blog también.

  3. 4 Javier abril 16, 2007 a las 9:47 pm

    Gonzalo: De Mitre ya nada nos sorprende, hace muchas décadas que se le empezó a sacar la costra de la historia por él escrita y fue quedando más a la vista el Mitre real. De Urquiza, tuvo tantas volteretas políticas de 180 grados, que la de este episodio es apenas una más. Y la bandera de la cruz es sólo eso, una bandera que se usa cuando conviene y se tira cuando estorba, pero los liberales de esa generación solían ser, por lo general, anticlericales (creo que cualquier liberal en serio debe serlo) y por eso llama la atención de la excusa utilizada para entrar al conflicto.

    Diego: Me alegro que le haya gusatado mi blog. Leí alguno de sus posts y me resultaron muy interesantes (prometo leer más). Ya es parte de mis enlaces.

  4. 5 Mbaeiko mayo 27, 2007 a las 8:11 pm

    Con orgullo indico que soy paraguayo, y más que orgulloso tambien por nuestra historia nacional. El Paraguay fue el que generosamente entregó sangre de sus hijos, siendo el frente de enfretamiento al penetramiento de las huestes salvajes y delincienciales de los bandeirantes cuando aún eramos aprte de la inepta e incapaz colonia española; y nuestra nación, sufrió inmerecidamente la ingratitudmás que anda del pueblo uruguayo, cuando estratégicamente el PARAGUAY, ÚNICO, Y SOLITARIO, salió a defenderla, arrastrandose gracias a esto, a una guerra de exterminio y genocidio, sin parangón en la historia de la humanidad; que aniquiló una ventajosa condición de progreso y modernidad que tenía en el Rio de la Plata, y quedando poco o nada de habitantes para volverla a resurguir de sus cenizas, para luego, volver a derramaar sangre contra esta vez, los hermanos bolivianos. Considero que los intereses mezquinos y egoístas de los tan inmerecidamente idolatrados héoes independentistas que tanto nos hacen endiosar hasta hoy día enc ada uno de nuestros paises; hicieron que estemos fraccioandos, pobres y discretamente haciendo solo números y casi anda de precensia en el mundo. El paraguayo, valiente y orgulloso por su estirpe indo-latina, de pura sangre guaraní, ha luchado por lo que creía justo, y en su momento, sus mujeres prefirieron inmolarse, antes de permitir ser vejadas y siquiera ser mansilladas ni tocadas por las manos barbaras de la soldadezca bestial del imperio escravota del BRASIL, a que tan graciosamente la Argentina y el uruguay se aliaron. No menciono lo que hicieron estos dos últimos paises porque poco o nada fueron sus participaciones. Esta era la civilización (la excusa propiciada), que nos trajeron? Aniquilarnos a los paraguayos, detruyendo nuestro tejido social y moral, que hasta hoy día, estamos imposibilitados e incapaces de recuperarnos? Este fue el resutlado de salira defender a una patria hermana pequeña como nosotros que estaba siendo avasallada por un imperio todo poderoso, que ya había puesto sus reales hasta en Colonia mismo en su momento, y que pretendía todo el amrgen izquierdo del Río paraguay hasta el Riode la Plata?

  5. 6 Antonella diciembre 27, 2007 a las 2:31 pm

    Estimado, debo mediante este contacto expresarle la satisfacción que me ha dado leer su artículo sobre “La Defensa de Paysandú” precisamente soy nacida en las tierras de la defensa y tengo como orgullo la divisa del Partido Nacional al igual que el General Leandro Gómez.

    Estoy buscando material por que debo hacer de oradora en el acto recordatorio de la Defensa este 2 de enero en nuestra ciudad y felizmente he encontrado este artículo que vuelvo a insistir es uno de los que de mayor satisfacción me brinda.

    Saludo muy atte. y dejo mi email para si Ud. así lo desea pueda comunicarse conmigo (antonellaarbelo@gmail.com)

    Antonella Arbelo

  6. 7 Ana Luisa Fleitas febrero 22, 2009 a las 6:46 pm

    He leido con tristeza en algunos puntos y orgullo en otros, la Defensa de la Heroica Paysandu. Soy uruguaya, seguidora del ideario artiguista, y conocia algo de como entra Paraguay en esta sangrienta guerra que lo confina luego al punto de no poder luego ser lo que habia sido.
    Tristeza por los resultados, siempre los valientes, honestos, verdaderos heroes de estas batallas, han quedado en la memoria de pocos.
    Orgullosa, porque esos pocos son los que en definitiva seran los que me interese recordar, y sintiendome federalista, para mi los pueblos no tienen fronteras.
    Por algo Artigas se exilio en el Paraguay, y siguio dando hijos que tambien pelearon en esa guerra de Paraguy.(Hijo de Artigas con una lancera paraguaya, que fue su capitana,Melchora Cuenca).
    Gracias por la memoria.

  7. 8 jaime junio 25, 2009 a las 7:56 am

    saludos espero te guste

  8. 9 mauricio rivero vargas septiembre 20, 2013 a las 4:11 pm

    orgulloso de haber nacido en tierra sanducera y arriba paysandu

  9. 10 mauricio rivero vargas septiembre 20, 2013 a las 4:34 pm

    p.d. Creo que nuestro gobernantes son reflejo de nuestra historia de lo que defendieron estos valientes que como siempre son aquellas personas comunes y corrientes que no les interesa su afan enriquecedor sino defender su tierra su libertad poder ayudar al progimo y vivir tranquilo sobre todo un saludo a los hermanos paraguayos y con vergüenza de lo que todavía nuestros gobernantes hicieron en el mercosur

  10. 11 Marcelo abril 26, 2014 a las 12:13 pm

    Tarde en el tiempo (7 años después) encontré este artículo y sus comentarios….pero no quería por ello dejar de contestar lo expuesto por Mbaeiko en mayo 27, 2007.
    Es verdad que el pueblo Paraguayo fue brutalmente masacrado y diezmado por las tropas de la triple alianza en la nefasta Guerra contra el Paraguay…es verdad que ese pueblo resistió HEROICAMENTE y hasta su último aliento el genocidio infundado y atroz.
    Lo que si no comparto es que se generalice al pueblo Uruguayo (Orientales) en ese comentario…la responsabilidad recae sobre el General Venancio Flores y su séquito de nefastos Orientales que no son dignos de merecer tal adjetivo.
    Venancio Flores…repudiado General de nuestra rica historia…que terminó sus días asesinado a daga en plena vía pública en Montevideo (reflejo de su misera persona) y que manchó a nuestra historia y país con hechos que nos avergüenzan más que enorgullecernos.
    Por ello reitero…el pueblo Oriental no merece las generales del comentario y reconoció su error al devolver los mal logrados trofeos de Guerra de tan nefasto encuentro bélico. gracias.

  11. 12 javiertorchiana junio 22, 2014 a las 8:17 pm

    Supongo que no hay uruguayo, (tampoco debe haber argentino o brasilero) que se sienta orgulloso de la guerra que luego vino.
    Quería agregar, que cuando Leandro Gomez, fue arrestado, se dice que su interés no era sobre la benevolencia o no de los orientales. Sino que creía que los brasileros carecían totalmente de autoridad en tierra oriental. Y era una manera de “mancillar” la independencia que un soldado oriental, se entregara a un soldado brasilero.
    Una estrofa de una canción de la gesta, dice

    “Ruinas, gritos, hambre, sangre
    patético 2 de enero
    cuando lo hacen prisionero
    sin que medien condiciones
    mas el pide a los mandones no lo lleve un brasilero”


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: