La riqueza de las naciones… ricas

Ayer en La venganza será terrible el Negro Dolina tiró una de sus frases magistrales. Hablando de la fiebre del oro en el oeste de los Estados Unidos, contaba cómo el gobierno en un determinado momento nacionalizó los yacimientos auríferos. Inmediatamente después dijo algo parecido a esto:

A los norteamericanos les agradan las políticas chavistas… siempre y cuando no se tomen en Venezuela.

Todavía me seguía dando vueltas la frase cuando me topé hoy con este interesante post de Manolo, en el que habla del Ministry of International Trade and Industry, la agencia japonesa que llevó a ese país a ser una de las primeras potencias mundiales. Esta agencia creada luego de la guerra promovió las industrias locales protegiéndolas de la competencia extranjera cuando la economía del Japón era aún débil, y alentó el consumo interno. No es que “metía el dedo en la economía”, como dicen algunos… metía las dos manos y si tenía tiempo los pies también; el tema es que lo hacía siguiendo un plan rector y de manera concienzuda. Recién en los 80s, cuando sus empresas necesitaban imperiosamente expandirse al mundo, tuvieron que dar marcha atrás con algunas medidas proteccionistas para poder hacer pata ancha en el mercado internacional.

El general Ulysses S. Grant, General vencedor de la guerra civil estadounidense y Presidente de los Estados Unidos fue invitado a una reunión favorable al libre comercio en Manchester en 1897, luego de terminado su período presidencial. Los asistentes se deshacían en elogios al librecambismo y denunciaban las barreras del proteccionismo. Cuando le tocó su turno, el General Grant dijo:

Señores, durante siglos Inglaterra ha usado el proteccionismo, lo ha llevado hasta sus extremos, y le ha dado resultados satisfactorios. No hay duda que a ese sistema debe su actual poderío. Después de dos siglos ha creído conveniente adoptar el librecambio por considerar que ya la protección no le puede dar nada. Pues bien señores, mi conocimiento de mi patria me hace creer que dentro de doscientos años, cuando Norteamérica haya obtenido del régimen protector lo que este pueda darle, adoptará firmemente el librecambio.

Tomá mate.

No son ningunos improvisados los estadounidenses en esto de cuidar sus industrias. Hasta bien entrado el siglo XX fueron apóstoles del proteccionismo. El presidente Hamilton adoptó el concepto de la “industria infante”, según el cual a las economías débiles hay que cuidarlas hasta que estén lo suficientemente maduras para salir a mercados más grandes, para ahi sí sacar los provechos de la competencia. Elemental, mi querido Watson. Una lástima que cuando sí había que imitarlos estábamos mirando otro canal…

¿Y los ingleses? No se quedaban atrás. Como dijo Grant, desde la época Isabelina a Inglaterra no entraba ni un clavo extranjero. Como botón de muestra basta recordar que la guerra de independencia norteamericana empieza debido a las fuertes medidas proteccionistas con que gobierno inglés quería grabar a los productos de las colonias. Recién cuando se vieron tapados en sus propios productos y tuvieron que salir a buscar mercados extranjeros, se pusieron la camiseta de liberales.

Moraleja: Si alguna vez queremos jugar en primera vamos a tener que hacer algo parecido a lo que los grandes hicieron, y no lo que nos dicen que hagamos. Hay un mundo de diferencia, o mejor dos… del 3ro al 1ro.

Y una última consideración: Si no lo vamos a hacer con un plan serio, a largo plazo, con objetivos concretos y medidas estructurales coherentes entre sí, mejor ni probemos. Porque sino nos vamos a terminar creyendo que cuidar la economía es dibujar los índices de precios, patotear productores, o cortarle el gas a las empresas para no hacerlo en los hogares (no sea cosa que se me enoje la clase media con las elecciones que se nos vienen encima) mientras que los más pobres se joden porque tienen que pagar la garrafa. Palo para el gobierno, sí. No por proteccionista, sino por caricatura de ello.

—————————————————–

A quienes les interese el tema recomiendo esta entrevista a Ja-Hoon Chang, economista coreano, sobre cómo los países del primer mundo utilizaron el proteccionismo como un preservativo: úselo y tírelo.

3 Responses to “La riqueza de las naciones… ricas”


  1. 1 camilo mayo 11, 2009 a las 4:17 pm

    pongan weas bueenas

  2. 2 ko0na pepo0na mayo 17, 2009 a las 2:34 pm

    OIGAN NO SEAN FOMES NESECITO SABER LAS NACVIONES RICVASSSSSSSSS

  3. 3 yeri mayo 17, 2009 a las 8:20 pm

    estaba de pollo
    MUY FOME


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: