Archive for the 'elecciones 2007' Category

Se está poniendo buena Buenos Aires

Los diputados porteños, todos juntitos, han decidido que aquí señores no ha pasado nada. Una mano lava la otra, y las dos juntas limpian el culo sucio de todos. Macristas, peronistas y telermanistas decidieron que no hacía falta investigar ni sancionar a quienes infringieron las leyes electorales, sobre todo en cuanto a gastos de campaña.

Seré olvidadizo, pero no recuerdo que algo así estuviera en la plataforma de ninguno de los partidos. Todavía no asumieron y ya me siento un pelotudo a cuerda, y no es que tuviera grandes expectativas pero ni bacelina me pusieron… ni un mimo aunque sea.

Y bue, está en nosotros anotar y no olvidar.

Das Muchachen

Le preguntaron a la flamante Presidenta electa a qué país quería que se pareciese la Argentina. Respondió: a Alemania.

No se viene el zurdaje, como diría la señora, sino el peronaje teutón. Casero, que siempre fue un visionario, ya la tenía clarita hace casi diez años.

Carta abierta a Albertito

Alberto Fernández

Pobre Alberto, se ve que desde el año 2000 tenés una espina clavada por tus conciudadanos, cuando apadrinado por Cavallo perdiste la elección  de la Ciudad contra los candidatos de Aníbal Ibarra. En ese momento, tu jefe político acusaba a sus rivales de partisanos, mentirosos, tramposos, e impotentes, en una de sus rabietas antológicas.

Todavía hoy, Alberto, sangrás por la herida y te disgusta como votan los porteños. Decís que votan como una “isla”, y que les pedís a los porteños que dejen de votar “apartados del país”.

Yo me pregunto ¿Quien p… te nombró a como fiscal del voto de los demás? Como un porteño que votó a Cristina, me averguenzan impresentables que la secundan, tránsfugas cómo vos que se creen con derecho de poner en tela de juicio el criterio de elección de tus compatriotas.

Es triste que todavía cierta parte de la dirigencia política no entienda que en una democracia no se vota “bien” o “mal”. Se vota, y punto. Y gana lo que decide la mayoria. Punto final.

Y cuando uno pierde se tienen dos caminos. Uno es injuriar a los electores, ya sea tratándolos de cualquier barrabasada, como fué el caso reciente de Feinmann, tratando a los votantes de “fascistas”, “pelotudos” y hasta de “tacheros” (Claro… ¿Porqué mejor no decidimos nosotros, los iluminati, y nos dejamos de joder? Que seguramente es mucho más cómodo que andar por ahí tratando de agradar a toda esa manga de desagradecidos que tienen el tupé de no andar votándolo a uno). El otro camino, el arduo, y por lo tanto el acertado, es mirarse a uno mismo y tratar de descubrir qué coño estoy haciendo yo de mal para que un tipo como Macri arrase en la capital, y para que en el mismo distrito la candidata a presidenta saque la mitad del porcentaje de votos que a nivel nacional. Lo que se llama autocrítica ¿Les suena?

Estimados Albertos, Jose Pablos, Claudios, y demás caterva de “dedoacusadores” que culpan al clima de equivocarse cuando llueve y ustedes salen a la calle sin paraguas: En una democracia no hay votos correctos e incorrectos, hay expresión de la voluntad popular… nos guste o nos disguste. Aprendan a respetar las decisiones de su pueblo, que no les debe nada a ustedes, y dejen esa actitud de lloricas que dan verguenza ajena, incluso a quienes votan lo mismo que a ustedes.